El Consorcio de la Ciudad de Toledo es el órgano de gestión del Real Patronato, de carácter público, con personalidad jurídica propia y plena capacidad de obrar, creado para buscar la recuperación patrimonial de la ciudad, la difusión de los valores que simboliza, así como para el desarrollo y potenciación de la actividades culturales y turísticas vinculadas a la misma.
Inicio Mapa Web Vivienda Patrimonio Transparencia
CENTRO DE GESTIÓN DE RECURSOS CULTURALES




Convento de Santa Isabel (Patio de la Enfermería)

   En 1477 se fundaba en Toledo un segundo convento de religiosas franciscanas bajo la advocación de Santa Isabel de Hungría, una de las personalidades más relevantes de la Orden seráfica.

   El nuevo monasterio fue obra de una dama toledana emparentada con los Reyes Católicos, doña María Suárez de Toledo, hija de Pedro Suárez y Juana de Guzmán, señores de Pinto, la cual, por su austeridad extremada de vida, fue conocida con el nombre de sor María la Pobre.

   La ayuda de los Reyes Católicos para la creación del nuevo monasterio fue fundamental, puesto que don Fernando le cedió las casas principales de Toledo, en la colación de San Antolín, que había heredado de su madre Juana Enriquez. Así nació el nuevo monasterio que aún subsiste en el mismo lugar de la fundación.

   Las obras palaciegas medievales conservadas en la clausura son de estilo mudéjar, y de especial relieve son las yeserías y las armaduras de madera. Entre las primeras destacan las contiguas al claustro de los naranjos, al claustro de los Laureles y al Patio de la Enfermería.

   El patio recientemente restaurado por el Consorcio de la Ciudad de Toledo es el de la Enfermería. Este patio constituye el núcleo central del palacio edificado por Don Pedro Suárez de Toledo, hijo de Don Diego Gómez y Doña Inés de Ayala. Esta identificación se ha hecho gracias a la decoración heráldica que aparece en el alfarje de la galería baja del patio (El castillo de los Toledo y los cuatro lobos pasantes de los Orozco). La cronología la fija Martínez Caviró entre 1374 y 1375.

   Las habitaciones de este palacio se distribuyen en torno al patio de planta ligeramente rectangular definido por columnas de ladrillo de planta octogonal. En planta baja se conservan tres yeserías que dan acceso a los salones localizados en las crujías norte, sur y oeste. La tipología de dos de las tres yeserías es muy común en el mudéjar toledano, siendo el arco angrelado una de sus principales señas de identidad. El tipo de decoración de ambas, tanto del alfiz como del intradós, es vegetal, estimándose su fecha de realización en torno a la segunda mitad del siglo XIV.

   En el transcurso de la intervención arqueológica se ha documentado la existencia de dos arcos de origen islámico, uno polilobulado y otro de herradura, fosilizados en la edificación bajomedieval. Este descubrimiento, junto con el estudio detallado del contexto en el que aparecen, ha permitido conocer de forma bastante aproximada las tremendas modificaciones que ha sufrido este espacio a lo largo de la historia y se han documentado, al menos, la existencia de cuatro fases constructivas.
  • Fase I: Caracterizada por fábricas de tipología islámica que se corresponden con la ocupación alto medieval del espacio. Es interesante como los restos de arcos aparecidos y conservados pertenecen a las jambas, elemento estructural más sólido de los mismos, que han servido de machones para organizar las construcciones posteriores de ese mismo espacio. La cronología propuesta es siglo X.

  • Fase II: Documentado tan sólo en el paramento de la fachada sur del antiguo palacio de Don Pedro Suárez de Toledo. Aunque la mayoría del aparejo conservado es más tardío, por su disposición, volumen y restos de fábricas más antiguas se puede concluir con que podría tratarse de un salón mudéjar anterior a la construcción del palacio. Siglos XII-XIII

  • Fase III: Palacio de Don Pedro Suárez de Toledo, año 1375.

  • Fase IV: Remodelación del antiguo palacio para la adaptación del espacio existente a los nuevos usos conventuales. Es en este momento en el que posiblemente pierde funcionalidad la calle que partía de la travesía de Santa Isabel. Siglos XV-XVI. Es en este momento en el que se asocia la construcción del edificio adosado al lado norte del palacio de Don Pedro Suárez de Toledo.
« volver
AVISO LEGAL
© 2003-2008 Consorcio de Toledo
Web desarrollada y gestionada por Consorcio de la Ciudad de Toledo